Hipoteca inversa: todo lo que necesitas saber

¿Has oído hablar de la hipoteca inversa? Esta es una opción de financiación que puede ser muy interesante, ya que gracias a ella se pueden obtener cantidades de dinero muy altas. 

Sin embargo suele haber mucha confusión acerca de esta opción y su funcionamiento. ¿Qué es exactamente una hipoteca inversa? ¿Cómo funciona? ¿Cuáles son las ventajas? ¿Cuáles son las desventajas? Vamos a intentar descubrirlo.

En primer lugar déjame que te cuente que la hipoteca inversa es un producto que nace en Suiza en los años 60, y aunque aparece como hipoteca inversa desde el principio en España se conoce como “hipoteca renegociable”. Este producto financiero está orientado a familias y personas físicas con capacidad de afrontar gastos de una vivienda, darse de alta en el Registro Central de Viviendas Renta Fija del Banco de España para posteriormente obtener financiación.

Sabías qué, ¿hipoteca inversa significa “hipoteca creativa”? Además, se refiere a una técnica inversa para adquirir un piso o una vivienda en la que el cliente compra la casa y el banco le paga su capacidad de compra.

Al final, una hipoteca inversa no es más que un tipo de préstamo que permite a los propietarios convertir parte del capital de su vivienda en efectivo y está diseñado para ayudar a las personas de 62 años o más a convertir parte del valor acumulado de su vivienda en efectivo.

La cantidad que pueden pedir prestado dependerá del valor de su casa, así como de su antigüedad y las tasas de interés.

Cómo funciona la hipoteca inversa

Este préstamo se puede utilizar para muchos propósitos, como pagar la deuda de la tarjeta de crédito, cubrir los gastos médicos o simplemente disfrutar de los años de jubilación.

Una hipoteca inversa funciona al permitirte a ti, como propietario de la vivienda, pedir dinero prestado contra el valor de la vivienda y recibir pagos mensuales. El préstamo no se paga hasta que el prestatario muere o se muda de la casa.

Cuáles son los beneficios de una hipoteca inversa

Los beneficios de una hipoteca inversa son la facilidad de proporcionar un flujo de ingresos cuando el propietario esté jubilado o discapacitado y no pueda trabajar. También ofrece pagos de intereses libres de impuestos de por vida y proporciona una suma global al final del plazo del préstamo.

Quién paga la hipoteca inversa

El prestatario no tiene que hacer ningún pago mensual de la hipoteca inversa hasta que venda la propiedad o ya no la use como su residencia principal, es decir, el dueño de la casa no tiene que devolver el dinero hasta que venda la casa o se mude, y no tiene que hacer pagos por ella.

quien paga la hipoteca inversa

Tipos de hipoteca inversa

Hay dos tipos de hipotecas inversas:

  • Hipoteca de conversión del valor acumulado de la vivienda (HECM): este tipo de hipoteca inversa no tiene restricciones sobre cuánto puede pedir prestado el propietario.
  • HECM Saver: este tipo de hipoteca inversa tiene un límite máximo de endeudamiento. El propietario no está obligado a pagar ningún interés mientras viva en su casa y cumpla con ciertas condiciones.

Ventajas y desventajas de la hipoteca inversa

Las hipotecas inversas tienen ventajas y desventajas, dependiendo de cómo se utilicen.

Las ventajas de una hipoteca inversa son muchas, entre ellas:

✅ La capacidad de usar el dinero para cualquier propósito (mejoras en el hogar, necesidades médicas, etc.).

✅ La tasa de interés es fija y predecible

✅ No se requieren verificaciones de crédito ni pagos mensuales

✅ Puede quedarse con su casa incluso si está en proceso de ejecución hipotecaria o bancarrota

Y aunque este tipo de préstamo suele ser utilizado por propietarios mayores que buscan una manera de acceder a más fondos sin vender la propiedad y mudarse es importante saber que también existen algunas desventajas de las hipotecas inversas que debe tener en cuenta antes de solicitar una. 

❌ Las hipotecas inversas tienen una tasa de interés alta, lo que puede dificultar que los propietarios paguen el préstamo en su totalidad y se hagan cargo de otros gastos necesarios, como facturas médicas y alimentos. 

❌ También requieren que los propietarios de viviendas tengan al menos 62 años y sean dueños de sus viviendas.