Turismo rural en el norte: ocio verde sin dañar tu economía

Turismo rural en el norte: ocio verde sin dañar tu economía

La crisis del coronavirus ha impulsado en gran medida el turismo rural. Muchas familias han optado por viajar sin salir de España y aprovecharán sus vacaciones para una escapada repleta de esa naturaleza que tanta falta nos hacía.

Las cadenas hoteleras y de apartamentos han reabierto sus puertas con todas las medidas de seguridad necesarias, para que podamos disfrutar de una escapada que salve un verano que se antojaba con muy poca luz.

Cada vez somos más los que nos preocupamos por hacer que nuestra rutina diaria sea más sostenible y respetuosa con el medio ambiente, por eso, el ecoturismo es un ocio cada vez más solicitado. Elegir alojamientos que respeten la naturaleza no solo es lo mejor para el planeta sino que, además, gastarás el mismo presupuesto que en otro tipo de alojamientos pero podrás aprender mucho, cuidar de lo que te rodea y enriquecer cuerpo y mente.

Estos son algunos de los hoteles ecológicos en el norte que más recomiendan los amantes del turismo rural y la ecología. Desconexión, aire puro y, lo mejor, ¡nada de calor!


Hotel Posada del Valle, turismo de montaña en Collía (Asturias)

La mejor opción si quieres emplear el presupuesto de tus vacaciones en disfrutar del turismo rural y desconectar en la montaña haciendo senderismo. El Hotel Posada del Valle se encuentra mirando a los Picos de Europa, dentro de su propia finca ecológica de 80.000 m2. Podrás disfrutar de su huerto ecológico, pastos, granja orgánica… Junto al Paisaje Protegido del Sueve.

A raíz de su valor fundamental de cuidar el medio ambiente, han desarrollado una cocina creativa ecológica, con productos propios de su huerto y un pan artesano delicioso que sirven en los desayunos.

Además, cuentan con un proceso sostenible de gestión de residuos y trabajan por desarrollar el mejor sistema para un consumo de agua responsable. Su foco ahora está en el consumo ecológico, evitando al máximo los productos que tienen un efecto negativo sobre el medio ambiente.

Hotel Posada del Valle, turismo de montaña en Collía (Asturias)

La mejor opción si quieres emplear el presupuesto de tus vacaciones en disfrutar del turismo rural y desconectar en la montaña haciendo senderismo. El Hotel Posada del Valle se encuentra mirando a los Picos de Europa, dentro de su propia finca ecológica de 80.000 m2. Podrás disfrutar de su huerto ecológico, pastos, granja orgánica… Junto al Paisaje Protegido del Sueve.

A raíz de su valor fundamental de cuidar el medio ambiente, han desarrollado una cocina creativa ecológica, con productos propios de su huerto y un pan artesano delicioso que sirven en los desayunos.

Además, cuentan con un proceso sostenible de gestión de residuos y trabajan por desarrollar el mejor sistema para un consumo de agua responsable. Su foco ahora está en el consumo ecológico, evitando al máximo los productos que tienen un efecto negativo sobre el medio ambiente.

Hotel Viura, ocio rural en Villabuena de Álava (País Vasco)

Un espectacular hotel de 4 estrellas para darte un pequeño capricho estas vacaciones. Además de ser sostenible, cuenta con una construcción de lo más original: cubos superpuestos que simulan brotar de la tierra. Las paredes de cristal de sus estancias te dejen ver el paisaje para que disfrutes de una conexión con la naturaleza total.

Es un alojamiento de referencia por ser de los primeros en apostar por el desarrollo sostenible. Se trata del primer alojamiento del País Vasco que dispone de una caldera de biomasa, lo que les permite reducir las emisiones de CO2 a 0. Además, cuenta con suelo radiante que supone un gran ahorro de energía.

Por si fuera poco, toda la decoración está confeccionada con materiales reciclados, ha eliminado una gran parte de los envases y plásticos de un solo uso y ofrece servicio de transporte en bicicleta gratuíto para sus huéspedes.

Además, en su cocina emplea productos locales y de kilómetro 0, lo que hace que su degustación de tapas sea una experiencia deliciosa sin salir de sus instalaciones. No falta tampoco un buen vino, copas y sesiones de masajes completas, ¡todo para ese relax que tanto necesitas!

Hotel Rural Posada el Campo, Secadura (Cantabria)

Una casita en plena naturaleza de tan solo 12 habitaciones construidas en una finca de 15.000m2 rodeada de árboles frutales, huerto ecológico y una enorme pradera para descansar.

Dispone de terraza y piscina al aire libre, climatizada mediante energía geotérmica. La calefacción de todas las habitaciones procede de la misma fuente.

Para los amantes de la adrenalina, ofrecen muchas actividades: parapente, descenso en canoa, rutas en quad… Y para los menos aventureros también tienen planes para disfrutar del turismo rural: rutas de senderismo, en bicicleta, a caballo y paseos en barco por la Bahía de Laredo…

Uno de los valores fundamentales de este alojamiento son sus prestaciones ya que aceptan mascotas y cuentan con servicio de canguro, para poder ir con toda la familia pero poder aprovechar esos momentos íntimos con la pareja que tanta falta hacen.

Además, cuenta con una habitación adaptada a personas con movilidad reducida. Una opción llena de posibilidades para disfrutar del turismo rural alejado del bullicio de la ciudad.

Mas Salagros EcoResort, escapada rural en Vallromanes (Barcelona)

Este alojamiento se encuentra solo a 20 minutos de Barcelona y se trata del primer eco-resort 100% ecológico de la Península. Está ubicado en una reserva natural y apuesta por el turismo rural responsable, sin estrés, sin emisiones ni contaminación, sin tóxicos y dentro de la filosofía Zero Waste (cero residuos).

Se ha construído con un proceso sostenible desde el inicio y cuenta con una gestión de recursos propia, lo que ayuda a que su impacto en el medioambiente sea prácticamente cero. Caldera de biomasa, camas hechas a mano con materiales naturales, bioclimatismo

Con vistas al Parque protegido de la Serralada Litoral, sus 60 habitaciones se han elaborado con material reciclado. Además, dispone de 3 restaurantes y 1 huerto propio que le permite ofrecer una gastronomía de temporada y proximidad con ingredientes 100% ecológicos. ¡Y piscina de agua salada!

Su punto fuerte es que este hotel rural emite 0 emisiones de carbono y ofrece un ocio en el que sus huéspedes no contribuyan a aumentar la huella medioambiental.

Como ves, es posible viajar de forma sostenible sin dañar tu economía y contribuyendo al consumo local. Si dispones de un presupuesto limitado para tus vacaciones después de la crisis del coronavirus, el turismo rural es una buena opción. Los alojamientos respetuosos con el medio ambiente pueden resultar algo menos económicos, pero por eso son perfectos para un año en el que lo mejor es viajar durante pocos días. La experiencia en la naturaleza y gastronomía merece la pena para desconectar de la época tan dura que nos ha tocado vivir. ¿Te apuntas?